DÉCIMAS A LOS REYES MAGOS

el

Por Eugenio Fernández Vázquez

I.
Mis amigos los creyentes
juran que tres Reyes Magos
para ver a un refugiado
cruzaron todo el Oriente.

Si mis amigos no mienten
y esta noche han de volver,
escribo a todo correr

mi carta para llevarlos
a casa del olvidado,
donde más los urge ver.

II.
Si hubo un mágico lucero
que los llevó hasta Belén
pido que este año, más bien,
los lleve al planeta entero.

Para mí, nada quiero,
salvo una lluvia de estrellas
para esta noche tan bella,

que a los Reyes Magos lleve
ahí donde el mundo duele
y la miseria hace mella.

III.
El exilio es el dolor
por haber perdido el mundo
y perdido, errabundo,
solo, queda el corazón.

Por eso quisiera yo
que los Reyes no den oro:
que los lleve su meteoro

con el que perdió su tierra
y lo abracen de manera
que sepa que no está solo.

IV.
Al palestino que al cuello
lleva colgada una llave
y en el alma el canto grave
de quien llora sin consuelo

la tierra de sus abuelos,
que le den, del mar, la brisa;
de los pájaros, la risa, y

la sombra de los olivos,
y el derecho a seguir vivo,
y que se le haga justicia.

V.
A quien cruza la frontera
y en el desierto apuesta
la vida y lo que le resta
para encontrar otra tierra,

pido que el sol no lo hiera.
No le den oro ni mirra:
denle escapar de la migra,

no sucumbir a la sed,
dejar atrás el ayer
y hacer una nueva vida.

VI.
Hay quien dejó su tierra
por no dejar una historia;
quien no persigue la gloria
sino la verdad entera.

Yo por eso quisiera
que no haya más criminales
-sean narcos o militares-

que puedan dejar sin voz
al periodista feroz
por un par de titulares.

VII.
En Chiapas hoy hace frío.
Yo pido a los Reyes Magos
que además de sus regalos
lleven amor y cobijo.

Que abran un nuevo camino, y
donde el gobierno sembró
odio, inquina y rencor,

quiero solidaridad
y que al fin encuentre paz
la gente de Chenalhó.

VIII.
Quiero que el Mediterráneo
sea ese mar que va a Ítaca,
no ese que día tras día
hace tantísimo daño.

A salvar a los ahogados
vayan los Reyes en lancha
-una muy larga y muy ancha-.

Suban a ella esas vidas
por la historia malheridas,
y denles nueva esperanza.

IX.
El limbo existe en la tierra.
En una isla australiana
despiertan cada mañana
sufriendo la eterna espera

refugiados por centenas.
Su peor delito, ¿cuál fue?
Ser pobres. ¿Cuál fue su juez?

La indiferencia y crueldad.
¡Que los Reyes corran ya
para salvarlos también!

X.
Que hasta el Sahel y el desierto
lleguen temprano los Reyes;
que esta noche los lleve
hasta esos campamentos

a los que renunció el tiempo.
Que ahí donde vean llorar
lleven juguetes y más:

¡Que muevan ríos y montañas,
y sea hoy o sea mañana- a
casa los vean regresar!

XI.
Para esa chica que llora
un amor que se volvió
la excusa de un golpeador,
y a quien el dolor devora,

yo quiero que, desde ahora,
donde antes hubo penas
florezca una vida plena

de amor y sororidad,
y que nunca, nunca más
el cariño sea condena.

XII.
Como ven, no es demasiado.
Nomás que ayuden al mundo
a que tome un nuevo rumbo,
para que el abandonado,

el que se quedó de lado,
no sufra ya nunca más,
y que donde hubo crueldad

haya algo muy distinto
que nos sale por instinto:
que haya solidaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s