Luchan contra el muro… en Cisjordania; Comité Palestino BDS

Nota tomada del EXCELSIOR.

AUTOR: MARÍA FERNÁNDEZ REHBERGER


La solución de dos estados en Israel y Palestina llegará cuando los gobiernos rompan los vínculos de complicidad (sobre todo económica) con el régimen de colonización israelí, dijo a

Excélsior Pedro Ferracio Charbel, coordinador del Comité de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel (BDS) en Latinoamérica.

El BDS arrancó en 2005 como un llamado de la sociedad civil palestina a la comunidad internacional para presionar a Israel a que devuelva los territorios palestinos ocupados desde 1967 en Cisjordania y la Franja de Gaza.

El movimiento, inspirado en el boicot contra la Sudáfrica del apartheid, también ondea la bandera de derribar el muro que Israel, bajo el mandato del entonces premier Ariel Sharon, levantó en Cisjordania en 2002 para, supuestamente, defenderse de los ataques procedentes de territorios palestinos.

Tanto La Corte Penal Internacional (CPI) como Naciones Unidas y asociaciones de derechos humanos declararon ilegal esta verja por invadir suelo palestino y bloquear la solución de dos estados
(israelí y palestino) para lograr la paz en un conflicto envuelto en más de seis décadas de guerra.

La comunidad internacional apoya la solución de dos estados, pero los gobiernos no rompen sus vínculos con empresas que retroalimentan la ocupación israelí”, destacó el activista. Éste hizo referencia al caso de México donde el gobierno federal condenó los asentamientos, pero “algunas multinacionales mexicanas participan en el movimiento de colonización israelí manteniendo sus fábricas en los territorios palestinos ocupados”.

En cuanto al muro que el presidente estadunidense, Donald Trump, quiere levantar en la frontera con México, Charbel recordó que el primer líder mundial en apoyar dicha construcción fue el premier israelí, Benjamin Netanyahu. De hecho, Magal Security Systems Ltd, la compañía
israelí que construyó la barrera en Cisjordania quiere adjudicarse la construcción del muro de Trump. 

Con el gobierno de Trump están más claras las conexiones entre las violaciones de derechos humanos en distintas partes del mundo y, ¡qué mejor ejemplo que el de ésta compañía israelí! Es decir, donde hay injusticias y violación de derechos humanos, las empresas israelíes ven oportunidades para exportar sus tecnologías desarrolladas en Palestina”, manifestó.

Charbel también mencionó el ejemplo de Brasil, país que retiró a su embajador de Israel, pero la nación sudamericana “es el quinto comprador del mundo de armas de Israel”. “Los palestinos no necesitan caridad, sólo romper esos lazos para que se haga justicia”, insistió.

El BDS, por ello, lucha a capa y espada para que se otorguen los mismos derechos a los palestinos en territorio israelí (son un 20% de la población del Estado judío) y que los refugiados puedan regresar a sus casas tal y como lo estipuló la resolución 194 del Consejo de Seguridad de la ONU.

FRUTOS COSECHADOS

No obstante, el movimiento también está recogiendo sus frutos, pues empresas de telecomunicaciones como Orange, en concreto, salieron del mercado israelí por la gran pérdida de contratos alrededor del mundo. G4S (la mayor compañía de seguridad del mundo) anunció que iba a salir del mercado israelí e incluso ya cerró alguno de sus negocios por el impacto de las campañas, según Charbel.

G4S perdió contratos en Colombia y Ecuador. La fundación Bill Gates sacó sus inversiones de la empresa por sus vínculos con el apartheid israelí”, detalló, y añadió que según un informe de la ONU, Israel tuvo 40% menos de inversiones debido a la presión ejercida por el BDS.

Además, dijo, “artistas como Roger Waters, la activista Angela Davis o el físico más famoso del mundo Stephen Hawking, entre otros muchos, no aceptan invitaciones institucionales de Israel”. 

En cuanto a la respuesta israelí, Charbel apuntó que el gobierno del premier Benjamin Netanyahu trata de difamar y criminalizar el movimiento, alegando que es antisemista y apoya el terrorismo. De hecho, destacó que Israel busca impedir a Omar Barghouti, uno de los fundadores del BDS, la entrada a Estados Unidos para recoger el Premio Ghandi de la paz en la Universidad de Yale.

El BDS es una corriente pacífica, sin vinculaciones políticas que va en contra de todas las formas de discriminación, incluso del antisemitismo. Tenemos el apoyo de israelíes judíos dentro de Israel y de judíos por el mundo como la organización Jewish Voice for Peace (Voz Judía por la Paz), así que no hay manera ni justificación de frenar un movimiento pacífico”, manifestó Charbel. “Esto demuestra la opresión del régimen israelí que persigue a sus propios ciudadanos defensores de la justicia y la libertad de los palestinos”, lamentó.

UNA ISLA ARTIFICIAL

A su vez, en la mesa del debate israelí está el proyecto de construir una isla artificial, valorada en cinco mil millones de dólares, cerca de la Franja de Gaza para conectar a ésta con el resto del mundo y aliviar la economía de una zona bloqueada por Israel desde 2007, según indicó el ministro de Transporte, Yisrael Katz. 

El político señaló en su página de Facebook que la isla se comunicará con Gaza a través de un puerto de 4.5 kilómetros y que se prevé la construcción de un aeropuerto (el anterior fue destruido por Israel en 2001), una central eléctrica y un hotel.

Los palestinos, por su parte, manifestaron que este proyecto intensifica aún más el bloqueo israelí en el enclave costero palestino.

Los pescadores palestinos no pueden ni pescar porque sufren agresiones del ejército israelí”, dijo Charbel. Recordó, además, cómo recientemente impidieron la llegada de una flotilla internacional de 13 mujeres que buscaban denunciar la situación“ilegal e inhumana” allí. 

Israel y Egipto impusieron el bloqueo de la zona después de que Hamas, el movimiento de Resistencia Islámica, llegase al poder en 2007. El Estado israelí alegó que necesitaba protegerse del grupo, considerado terrorista por la comunidad internacional. “El tema es que para Israel la solución es la no solución, es decir, mientras siguen hablando, continúan construyendo más asentamientos e invadiendo el terreno palestino”, lamentó el activista, pero a Palestina siempre le quedará el BDS: “Nuestro movimiento es la esperanza del pueblo palestino y la de los israelíes judíos que creen en una paz justa y duradera”.

Link de origen: http://m.excelsior.com.mx/global/2017/04/09/1156756

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s