​El abogado de Lorenzo Sanz y Gescartera, detrás de la denuncia contra los activistas del BDS.

Abel Isaac de Bedoya Piquer ha participado en la defensa de acusados por casos de corrupción. El letrado también defendió a Carlos Alfonso de Bedoya, uno de los miembros del grupo ultraderechista Bastión, detenido a raíz de la muerte del joven vasco Aitor Zabaleta el año 1998.

El pasado mes de enero, la cadena de televisión Al Jazzera sacó a la luz el documental The Lobby, un reportage de investigación que destapa el modus operandi de los grupos de presión sionistas en el Reino Unido, y de como estos se monitorean y se financian desde la embajada de Israel. Tal y como explica la investigación, una de las principales funciones de estos grupos es desprestigiar las actividades propalestinas, especialmente del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS), utilizando la estrategia de vincular el antisemitismo -odio hacia los judíos- con el antisionismo -no reconocimiento del Estado de Israel-. Para desarrollar la tarea, el ministerio de propaganda hebreo (Hasbara) destina un presupuesto anual de 25 millones de dolares, y desde el 2014, ha establecido el movimiento BDS como su principal amenaza.
En el Estado Español, dos de las principales organizaciones que actúan contra las actividades propalestinas son la asociación Acción y Comunicación en Oriente Medio (ACOM) – que a través de su presidente Ángel Mas se ha encargado de iniciar procedimientos judiciales contra la mayoría de ayuntamientos que se han adherido a la campaña BDS- y el Comité Legal contra el Antisemitismo y la Discriminación, una asociación presidida por el abogado Abel Isaac de Bedoya Piquer. Este letrado figura como acusación particular en la última querella presentada contra nueve activistas propalestina, acusados de incitación al odio y amenazas, por participar en una campaña en las redes sociales para pedir que no se contratara al cantante sionista Matisyahu en el festival Rototom durante el verano de 2015, porque con sus canciones justifica las actuaciones militares del ejército de Israel y el genocidio en Palestina.

Protesta en el concierto de Matisyahu en el festival Rototom

Abel Isaac de Bedoya, a parte de presidir el Comité, también es director y experto en derecho penal del buffet de abogados Beker, Bernaude & Cohen -empresa ubicada en el número 11 de la calle Mateu Inurria de Madrid-, colabora con el Bufete Borrell de Barcelona y es miembro de la International Association o Jewish Lawyers. Bedoya también asesora judíos sefardíes para obtener la nacionalidad española mediante el proyecto Nacionalidad para Sefardíes, y se encarga de defender los intereses de los judíos que denuncian delitos de odio por antisemitismo en el Estado español. Todo y que en una entrevista en Radio Sefarad el 2014, Bedoya afirmaba que los delitos por antisemitismo iban en “aumento”, según datos del año 2015 del Ministerio de Interior, habían caído un 62% respecto al año anterior, suponiendo un total de 9 -0’7%- de los 1324 casos por delito de odio conocidos el 2014.

Su actividad militante en defensa de la comunidad judía y el sionismo no es, a priori, lo que le da de comer. De hecho, el principal motivo por el cual Bedoya es conocido en los entornos judiciales es por ser el abogado de Lorenzo Sanz -ex-presidente del Real Madrid-, que el 2009 fue condenado a abandonar la cantidad de 4’45 millones de euros por una deuda con la empresa Beach Resort – del grupo Globalia-. Sanz se declaró insolvente, pero el juez desestimó el recurso y finalmente ordenó el embargo de bienes de su propiedad por valor de 7’28 millones de euros. El empresario madrileño también figura en la lista de morosos de 2016 publicada por la Agencia Tributaria, con una deuda de 1’3 millones de euros. Otro escándalo en el que ha intervenido Bedoya como letrado fue el caso Gescartera, donde desempeñó el papel de defensa de Carlos Pascual Ortín Barrón, el cual se dedicaba a captar clientes para la empresa, finalmente condenado a tres años de prisión por apropiación indebida.

Defensa de un miembro de Bastión

Las cosas no le van mal a su buffet, Beker, Bernaude & Cohen, que según la Sociedad de Administración de Bienes y Inmuebles actualmente cuenta con un capital de 364.045 euros. Según el registro, la empresa obtuvo uno de sus mejores resultados durante el 2011 -cuando se celebró el juicio del caso Gescartera-, con unos ingresos de explotación de 193.572, acumulando un capital total de 649.857 euros.

Todo y que la acusación de Bedoya contra los activistas se basa en delitos de odio, resulta curioso que el abogado madrileño se encargue de la defensa de Carlos Alonso de Bedoya, uno de los detenidos a raíz del asesinato del joven vasco Aitor Zabaleta en los alrededores del estadio Vicente Calderón el año 1998. Carlos Alonso de Bedoya fue finalmente absuelto, pero era un miembro destacado del grupo ultra Bastión- responsable de la muerte de Zabaleta- y de la organización neonazi TNT.

Respecto a la extrema derecha, Omar Barghouti, uno de los fundadores del movimiento BDS, explicaba en una entrevista para la Directa hace una semana que “hoy en día Israel está mucho más cerca, por sus alianzas recientes, de los regímenes de extrema derecha, de los partidos antidemocráticos y de los partidos fascistas en Europa, en los Estados Unidos y en el resto del mundo. Por lo tanto no es precisamente el más indicado para predicar y denunciar sobre este tema”.
Fuente:laccent.cat/ofensiva-sionista-contra-activistes-dels-drets-humans/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s