Abandono de Donald Trump a la solución de dos Estados que descendió rápidamente en una comedia de humor negro

 

Foto: Bloomberg


Robert Fisk para The Independent

Traducción de Ana Rosa Moreno para BDS México  

Hubo risas. No porque se tratara de una broma pretendida por Donald Trump, sino porque sus palabras eran tan ligeras, tan descuidadas, tan ignorantes, tan deplorables, que la risa era la única liberación psicológica humana disponible para hombres y mujeres sanos después de tan trágica frivolidad

Era casi tan gracioso escuchar a los “expertos” en los canales de Estados Unidos tratando de resumir desvaríos de Donald Trump sobre  Medio Oriente, que fue a escuchar su gobbledegook original de su conferencia de prensa con Bibi Netanyahu

Incapaces de entender lo que realmente decía el presidente, los muchachos y las muchachas de los canales de satélite nos decían que no estaba tan comprometido como su predecesor de la solución de “dos Estados”, sino que podría favorecer una solución de “un solo estado”. No descartaba una solución de “dos estados”. Ah, sí, y le gustaría que Bibi “diera un alto” en los asentamientos. La mayoría de los “expertos” optaron por dejar de lado el patético aditamento de Trump – “por un poco” – porque no tenían más idea que Trump lo que esto realmente significaba

La más lamentable cita se ve aún peor en el papel  cuando pronunció por primera vez frente a un primer ministro claramente desconcertado: “Estoy mirando a una solución de dos Estados y de un Estado, me gustará la que le guste a las dos partes. Puedo vivir con cualquiera de las dos salidas. Pensé durante un tiempo que dos estados parecía que puede ser más fácil de los dos. Para ser honesto, si Bibi y los palestinos, si Israel y los palestinos son felices – estoy contento con lo que ellos mejor les guste”.

Después de la segunda oración, la mayoría de las transcripciones (y se podía oír claramente en la conferencia de prensa de Washington) introdujeron la palabra “RISA”.

De hecho,  hubo risas. No porque se tratara de una broma intencionada de Donald Trump, sino porque sus palabras eran tan ligeras, tan descuidadas, tan ignorantes, tan deplorables, que la risa era la única liberación psicológica humana disponible para hombres y mujeres sanos después de tan trágica frivolidad.

Todo un pueblo árabe, el  futuro de  Palestina (me di cuenta de que la palabra en sí misma fue evitada) se encuentra bajo la ocupación militar más larga de la historia moderna y lo mejor que el presidente de los Estados Unidos podía hacer era decir que, un estado o dos estados – o tal vez tres, por todo lo que nosotros sabiamos. La idea de que un estado podría ser un Estado secular de Israel/Cisjordania para judíos y árabes con una mayoría árabe – adiós a Israel – o un estado sólo para judíos pero incluyendo una mayoría árabe no votante – el apartheid de Israel – simplemente no estaba aquí ni ahí.

No es de extrañar que Bibi (qué encantador el reprobado viejo parece ahora junto a Trump, casi “moderado” podría decirse) mantuvo la boca cerrada durante más tiempo de lo habitual en la conferencia de prensa. Trump tiene algunos anti-semitas desagradables entre sus partidarios, y Netanyahu prefirió mantener los guantes higiénicos desechables durante esta ejecución particular. Trump habló sobre el “odio” palestino, y los palestinos llenos de odio (el pobre Hanan Ashrawi, Saeb Erekat y el resto) más tarde prefirieron tomar a Trump más en serio, ya que sus hogares podrían serles robados en su totalidad por los amorosos israelíes – sólo era de esperar.

Pero era instructivo recordar más allá de todas estas tonterías cómo los fundamentos mismos de toda discusión moderna de una “solución” Israelí-Palestina se han construido durante décadas sobre un montón de basura semántica periodística y política – que ahora se ha vuelto tan normal de la historia de Palestina, que hemos llegado a aceptarla como genuina. Todos inventamos “hechos alternativos” en el Medio Oriente cuando Trump todavía estaba en la escuela.

Comencemos con los asentamientos, la única palabra que tanto el sano Bibi Netanyahu como el loco Donald Trump se sentían felices de usar. Y hay un problema aquí. Porque no hay objetos tales como “asentamientos” en la Cisjordania Árabe-Palestina. Son colonias para judíos y únicamente judíos en tierras árabes, robadas (inmoralmente, así como ilegalmente bajo el derecho internacional) de sus legítimos dueños. Los judíos que viven en ellos son colonos. Esta palabra está prohibida en todas partes, especialmente por los periodistas, por razones obvias.

Es por eso que Bibi, más preocupado por las invasiones de la campaña de boicot  anti-Israel  de lo que él admite,  estaba platicando sobre cómo “los judíos son llamados judíos porque provienen de Judea” (el nombre israelí para Cisjordania ocupada) y así “los judíos no son colonos extranjeros en Judea”. Por desgracia, los palestinos son llamados palestinos porque provienen de Palestina, y esa parte de Palestina que los israelíes llaman judea no está dentro de la frontera del territorio del estado israelí internacionalmente reconocido (del cual Bibi es primer ministro). Pero esto es mucho, mucho más que comprender para Donald Trump. Mejor mantener a los amistosos “asentamientos” y las comunidades palestinas llenas de odio que (en algunos informes) “rodean” los asentamientos.

Desde hace tiempo nos hemos fijado en un vocabulario de mentiras para apoyar estos hechos alternativos. Los informes de los medios a menudo no hablan de asentamientos, sino de “barrios judíos”, como si estos ejemplos de robo de tierras fueran versiones modernas de Milton Keynes, inofensivos pequeños suburbios patrocinados por el Estado, cuyo pueblo judío sólo quiere vivir en paz con sus “vecinos” los palestinos llenos de odio cuyo territorio han robado.

Del mismo modo, el “muro” (misericordiosamente no mencionada por Trump y Netanyahu) aun en la actualidad  se conoce  como “valla de seguridad”, o incluso sólo una “cerca”. El pretendido propósito de Ariel Sharon en la construcción de esta monstruosidad fue impedir que los terroristas suicidas palestinos entraran en Israel o “Israel Proper”, como lo llamamos nosotros, para distinguirlo, supongo, de “Israel Improper”, que es el pedazo al este de Israel habitada por “colonos”, pero también por los palestinos llenos de odio. Podría estar más convencido de aceptar la explicación de Sharon si no fuera por el hecho de que la llamada valla (más alta y más larga que el Muro de Berlín) invada el territorio palestino que no pertenece a Israel; Y por lo tanto es parte de la toma de tierra israelí de los árabes.

La historia, necesariamente hay que decir,  sigue y sigue. Hablar de “territorios ocupados” (en otras palabras, la Cisjordania, no hablaremos aquí de los Altos del  Golán) es un no absoluto en estos días en toda conversación respetable entre Occidente, Estados Unidos e Israel porque los “territorios ocupados” Palestinos llenos de odio, no pueden ser “ocupados” si son las tierras de los judíos que no son (ergo Bibi) colonos. Y así hemos ideado otra frase: son territorios “disputados”.

Esta expresión tiene dos ventajas. En primer lugar, evita (como hizo para Trump y Netanyahu) hablar de ocupación. En segundo lugar, la “disputa” sugiere un poco de desacuerdo local sobre las tierras, algo que podría resolverse con una taza de café o una charla entre dos abogados. Cualquier persona que intente resolver tal “disputa” lanzando piedras o protestando debe, por lo tanto, ser genéricamente violento – lo que explica todos esos palestinos llenos de odio.

Y así tenemos que concluir. Empaquen a todos en un solo estado, Israel y Cisjordania (tanto Israel Proper como Israel Improper) y ustedes tienen un estado árabe. El Peacock, Gaddafi de Libia, casi tan agrietado como Trump, propuso una vez que llamara a este “Israel-tine”. No estoy seguro de cómo se llamaría si todos sus pueblos tuvieran los mismos derechos humanos. Pero no sería Israel. Luego está el Estado judío llamado (supongo) Israel, sin derechos para la mayoría árabe y por lo tanto un estado de apartheid, aunque no muy diferente de otras naciones de Medio Oriente en las que las minorías gobiernan las mayorías.

“Así que estoy viendo dos estados y un estado”, dijo Trump al mundo. “Y me gusta el que ambas partes les  guste … Puedo vivir con cualquiera”. El problema es que los israelíes y los palestinos no pueden vivir con ninguno de los dos. Pero “estoy contento con el que más les guste”, dijo Trump. Cue: ¡RISA!

Link de origen: http://www.independent.co.uk/voices/donald-trump-netanyahu-israel-palestine-two-state-solution-abandoned-west-bank-dark-comedy-a7583101.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s