Naciones Unidas: Los asentamientos israelíes son ilegales, todos. Dossier

​Gideon Levy, Yossi Verter, Barak Ravid y Yotam Berger 01/01/2017

La Resolución 2334 de la ONU sobre los asentamientos es un soplo de esperanza en un mar de oscuridad y desesperación

Gideon Levy

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU votó a favor de establecer un estado judío (al lado de un estado árabe) en la Tierra de Israel. Sesenta y nueve años más tarde, el 23 de diciembre de 2016, el Consejo de Seguridad de la ONU votó a favor de nuevo para tratar de salvarlo. Resolución 2334, que fue aprobado el viernes es una buena noticia, una brisa de esperanza, en el mar de la oscuridad y la desesperación de los últimos años.

Justo cuando parecía que todo iba cuesta abajo – más ocupación con más apoyo de los Estados Unidos, con Europa girando a la derecha – en Jánuca llegó una resolución que enciende una delgada vela. Cuando parecía que los malos seguirían venciendo, vino Nueva Zelanda y otros tres países y dieron al mundo un regalo de Navidad.

Así que ¡gracias! a Nueva Zelanda, Venezuela y Malasia. Es cierto que el árbol de Navidad que nos han dado, con todas sus luces brillantes, pronto será retirado; Donald Trump ya está esperando en la puerta. Pero su huella permanecerá. Hasta entonces, este regocijo temporal es una alegría, a pesar de la resaca que nos espera.

Israel, por supuesto, le ha preguntado furioso al presidente de Estados Unidos Barack Obama: ¿Ahora haces algo? Y debemos pedirle al mundo en nuestra frustración: ¿Qué vais a hacer? Pero es imposible hacer caso omiso a la decisión del Consejo de Seguridad que dictamina que todos los asentamientos son ilegales por naturaleza.

El primer ministro Benjamin Netanyahu puede retirar a sus embajadores, mientras que su mano derecha, el ministro Yuval Steinitz puede chillar que la resolución es “injusta”. (Tiene un gran sentido del humor). Y el líder opositor, Isaac Herzog, puede balbucear que “tenemos que luchar contra la decisión con todos los medios”. Pero no hay una sola persona en el mundo con conciencia que no se haya alegrado con la resolución.

Tampoco hay un solo israelí decente que se crea la propaganda que califica a la resolución de “anti-israelí”, una definición que los medios de comunicación israelíes se apresuraron a adoptar – con su servilismo característico, por supuesto.

Esta decisión ha vuelto a colocar a Israel con los pies en la tierra firme de la realidad. Todos los asentamientos, incluyendo en los territorios que han sido anexados, incluso en Jerusalén Este, por supuesto, violan el derecho internacional. En otras palabras, son un crimen. Ningún país en el mundo piensa lo contrario. Todo el mundo piensa así – tanto los llamados amigos de Israel como sus supuestos enemigos – por unanimidad.

Lo más probable es que los mecanismos de lavado de cerebro en Israel, junto con los de represión y negación, traten de socavar la decisión. Sin embargo, cuando los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China y Rusia se unen en una declaración tan clara, va a ser un trabajo muy complicado.

Así que se puede decir que “el mundo entero está contra nosotros.” Se puede gritar “¡antisemitismo!”, se puede preguntar “¿qué hay de Siria?”. Al final esta verdad tan transparente como el cristal seguirá ahí: el mundo piensa que los asentamientos son un crimen. Todos los asentamientos y todo el mundo.

Es cierto que el mundo no levanta un dedo para retirar los asentamientos, pero tal vez un día suceda. Aún así, será demasiado tarde, demasiado tarde.

La Resolución 2334 distingue artificialmente entre Israel y los asentamientos en el sentido que se centra en los asentamientos, no en la ocupación. Como si los culpables de Amona fueran sus colonos y no todos los israelíes. Este engaño demuestra hasta que punto el mundo sigue tratando a Israel con indulgencia y vacila a la hora de toma medidas contra él, como hizo ante la conquista de Crimea por Rusia, por ejemplo.

Pero los israelíes que no viven en Amona, que nunca han estado allí, que no tienen interés real en su futuro – me parece que la mayoría de los israelíes – tienen que preguntarse: ¿realmente vale la pena? ¿Todo esto por unos pocos colonos que no conocen y a los que en realidad no quieren conocer?

La Resolución 2334 está destinado sobre todo para los oídos israelíes, como un reloj despertador que asegura que nos despertaremos a tiempo, como una sirena que indica que hay que bajar al refugio antiaéreo. Es cierto que la resolución no tiene ningún valor concreto; es cierto que la nueva administración de Estados Unidos se compromete a borrarla.

Sin embargo, dos preguntas quedarán en el aire: ¿Por qué los palestinos no merecen exactamente lo mismo que los israelíes?, y ¿cuánto tiempo puede un país, con toda su capacidad de presión, armas y alta tecnología, ignorar el mundo entero? En este día de Jánuca y de Navidad disfrutemos, aunque sólo sea por un momento, la dulce ilusión de que la Resolución 2334 planteará estas preguntas en Israel.

Haaretz, 26 de diciembre 2016

 

¿Se hará responsable Netanyahu de su derrota en NNUU? De ninguna manera, pero hará pagar por ella a Senegal

Yossi Verter

No hay que esperar ningún acto de contrición, o auto-crítica, del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, a pesar de la derrota de Israel en las Naciones Unidas. Es tan puro como la nieve, una víctima inocente de una “venganza vergonzosa” de la administración Obama en sus últimos días. Después de todo, el proyecto de ley que está impulsando para expropiar tierras privadas y legalizar asentamientos no autorizados no tiene nada que ver con la situación .

Oh sí, y hay que recordar su imprudente y desafiante actitud hacia el presidente estadounidense Barack Obama cuando acordó su discurso en el Congreso de los Estados Unidos con los republicanos a sus espaldas en un intento de frustrar el Acuerdo con Irán. Que deterioró las relaciones bilaterales en absoluto.

Así que el mensaje que ha enviado al mundo en las últimas semanas es que la manipulación de la ley para beneficiar a las 40 familias de infractores en Amona no tiene nada que ver con el desastre en las Naciones Unidas.

En la noche del sábado, el discurso de Netanyahu durante una ceremonia de encendido de velas de Jánuca con soldados israelíes heridos, alabó a anteriores presidentes de Estados Unidos, de Ronald Reagan en adelante. Siempre defendieron a Israel en un Consejo de Seguridad hostil. No fueron insultados por los primeros ministros de Israel, o difamados, ni tuvieron que soportar interminables interferencia en la política de Estados Unidos como Obama durante ocho años de Netanyahu y su embajador, Ron Dermer.

Sí, Obama cometió un atropello contra Netanyahu y su gobierno. Y en tres semanas el sol brillará y Obama será un ciudadano privado, mientras que Israel se queda con las implicaciones económicas, legales y estratégicas de la votación.

Uno puede estar furioso con Obama, maldecirlo e insultarlo, como los políticos de la derecha hicieron la noche del sábado. Pero no pueden quitarle el mérito de la muy generosa ayuda (como el propio Netanyahu ha dicho) que Obama ha prestado a Israel. También la enorme cantidad de aviones que ha proporcionado y la mejora enorme en inteligencia y otro tipo de asistencia especial de seguridad que han tenido lugar durante sus ocho años de mandato. E Israel no consiguió nada de eso de aquellos presidentes que Netanyahu recuerda con tanto cariño.

Uno podría preguntarse cómo habrían sido las cosas si Amona hubiera sido evacuada, sin todos los trucos que hemos visto recientemente. El mensaje de la evacuación del asentamiento provisional podría haber hecho repensar a Obama su decisión de abstenerse en el Consejo de Seguridad.

No lo podemos saber, por supuesto, pero es posible que todos los aplazamientos y trucos orquestados por Netanyahu, además de avanzar su proyecto de expropiación, hayan sido un gol en la propia portería, como se dice en el fútbol. Tampoco en este caso hemos oído, ni vamos a escuchar, que el primer ministro acepte la menor responsabilidad.

Pero ¿Senegal? Se merece lo que se le viene encima. También las cinco organizaciones a las que Israel retirará su financiación, “y no hemos dicho la última palabra”, ha amenazado Netanyahu mientras permanecía de pie frente a la menorá.

Ha sido lo suficiente listo como para no prometer una oleada de nuevos asentamientos, como querían la gente en el Likud y Habait Hayehudi. Probablemente va a intentar mantener las cosas estables hasta que tome posesión la nueva administración de Estados Unidos y se reúna con el presidente Donald Trump. Será el primero en escuchar lo que piensa la mente frenética del nuevo líder.

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman ha dicho muchas veces en las últimas semanas que el proyecto de ley para legalizar los asentamientos es una “locura” y que podría empujar a Obama al borde de la ruptura.

Netanyahu obviamente no está de acuerdo con él, pero su competencia con el ministro de Educación Naftali Bennett y otras voces de la derecha ha sacudido su conciencia y sacado de sus casillas. Por un puñado de votos de los colonos en las próximas elecciones, Netanyahu ha estado dispuesto a arriesgar los intereses de su país.

La derrota del viernes , con Netanyahu al frente, sólo hacen a Israel y su primer ministro más dependientes de la nueva administración de Estados Unidos. La primera reunión de Netanyahu con Trump, que se espera en febrero, será de vital importancia. Los dos líderes tendrán que decidir las reglas del juego en una serie de temas: Irán, Siria, los asentamientos existentes y la construcción de nuevos en Cisjordania y Jerusalén.

El mundo político de Israel también está a la espera de esa reunión, y para un nuevo comienzo de las relaciones con la Casa Blanca. Hasta entonces, todo se queda como estaba. Una cosa está clara. Mientras Netanyahu esté en el poder, Obama probablemente no aceptará su invitación para jugar al golf cerca de la casa de Netanyahu en Cesarea.

Haaretz, 25 de diciembre de 2016

¡Son los asentamientos, estúpido!: y la culpa totalmente de Netanyahu

Barak Ravid

Sólo una hora después de la votación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el asesor del presidente Barack Obama, Ben Rhodes tuvo una conferencia telefónica con periodistas en la que explicó por qué los Estados Unidos no habían vetado la resolución sobre los asentamientos. Rodas respondió a las preguntas durante una hora, pero sus comentarios se podría resumir así: advertimos a Netanyahu durante ocho años que esto sucedería. No escuchó; sólo el tiene la culpa.

La descripción de Rhodes es precisa. El hecho de que los EE.UU. se abstuvieran no debe sorprender a nadie, y mucho menos el primer ministro de Israel. El viejo cliché acerca de que estaba escrito en la pared nunca ha sido más cierto. De hecho, el propio primer ministro, Benjamin Netanyahu, es quién escribió en la pared con sus acciones en los últimos años y especialmente en los últimos meses. La Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU es su fracaso personal.

Desde las últimas elecciones, y especialmente en el último año, el gobierno de Netanyahu ha acelerado de manera significativa la construcción en los asentamientos, la demolición de casas palestinas en la zona C y la autorización de nuevos asentamientos ilegales. La saga en torno a la evacuación de Amona y la conocida como “Ley de Regularización” marcan esta tendencia. Netanyahu, junto con el ministro de Educación Naftali Bennett y el ministro de Justicia Ayelet Shaked, han hecho todo lo posible para empujar a Obama en el Consejo de Seguridad.

Durante todos estos meses, la comunidad internacional no ha sido en absoluto indiferente. El informe del Cuarteto de paz en Oriente Medio, publicado en julio, advirtió sobre los mismos puntos que se incluyeron en la resolución del Consejo de Seguridad. Desde entonces, casi todas las semanas, el Departamento de Estado de Estados Unidos y las cancillerías de las potencias occidentales han hecho públicas condenas cada vez más duras de la política de asentamientos del gobierno israelí, advirtiendo que amenazaban con enterrar la solución de dos estados. Cada mes, el Consejo de Seguridad ha celebrado una reunión en la que ha pedido a los representantes de muchos países tomar decisiones relativas a los asentamientos.

Netanyahu sabía todo esto. Recibió una serie de documentos clasificados del Ministerio de Asuntos Exteriores y la advertencia del Consejo Nacional de Seguridad de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que no sería vetada por Estados Unidos. El mismo lo reconoció públicamente y en discusiones a puerta cerrada docenas de veces en los últimos meses, y lo mencionó desde la tribuna de la ONU en septiembre. Netanyahu también sabe muy bien lo inestable que son sus relaciones con Obama y lo poco que puede influir en las decisiones de Obama.

En lugar de adoptar un plan de acción, Netanyahu se ocupó de Amona, Amona y más Amona. En lugar de cambiar de política para evitar una derrota diplomática y dañar internacionalmente a Israel, Netanyahu prefirió apaciguar la presión de los colonos para sobrevivir políticamente. Sabía que pagaría un precio por sus acciones, pero actuó como si no pasara nada. Una persona que sabe todo esto y continúa con la misma política adolece de falta de juicio y responsabilidad, o es simplemente un jugador compulsivo.

Sólo el miércoles apareció Netanyahu con aspecto arrogante en su página privada de Facebook. Frente a las cámaras, el primer ministro de Israel se superó a sí mismo en auto-alabanzas, informando a todos los observadores que la posición internacional de Israel nunca había sido mejor. Cuarenta y ocho horas más tarde se descubrió que las palabras de Netanyahu estaban divorciadas de la realidad.

Netanyahu está en lo cierto que Israel está siendo cortejado por muchos países, pero se equivoca y engaña con respecto a como pesan en su contra 50 años de ocupación. Una gran mayoría de los países que votaron a favor de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU no son anti-israelí o antisemitas. El mensaje de su voto era simple: ¡son los asentamientos, estúpido!.

La resolución del Consejo de Seguridad pone de manifiesto una vez más el claro y nítido consenso internacional contra los asentamientos. No se trata sólo de Obama. El gobierno de la derecha de Gran Bretaña, bajo la primera ministra, Theresa May, y el ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, votaron a favor. Lo mismo hicieron los gobiernos de derecha de España y Rusia, el buen amigo de Netanyahu, el presidente Vladimir Putin, y China, que Bennett y otros ministros dicen que no le importan los palestinos, sólo la alta tecnología israelí, y Nueva Zelanda, a la cabeza de cuyo gobierno de la derecha, Bill English, criticó a su ministro de asuntos exteriores en 2003 por abrazar a Yasser Arafat.

El primer ministro se consuela, sin duda, con el hecho de que se las arregló para poner de su lado a la persona que dentro de un mes será el presidente de los EE.UU. No es seguro que esto sea algo de lo que estar orgulloso. Netanyahu arrastró a Donald Trump y provocó su primer fracaso diplomático. A excepción del presidente de Egipto, ningún otro dirigente de un país en el Consejo de Seguridad tomó en consideración la petición de Trump.

Después de este episodio, Netanyahu está en deuda con Trump incluso antes de que éste asuma el cargo. Le debe una derrota. Y a Trump no le gusta perder. La respuesta del presidente electo también es interesante: Trump no criticó la resolución, ni tampoco defendió los asentamientos; se conformó con una declaración bastante lacónica.

Antes y después de la votación, el primer ministro desató una campaña de ataques a Obama que parecían noticia falsa en un sitio web de la derecha delirante en los EE.UU. La más extraña acusación era que Obama era parte de una conspiración con los palestinos y había de hecho abandonado a Israel y apuñalado por la espalda. Sí, el mismo Obama, que hace sólo unas semanas dio a Israel 38 mil millones de dólares en ayuda para seguridad. Netanyahu no se atreve a decir una décima parte de tales cosas acerca de Putin, May o el presidente de China, Xi Jinping. Hay muchos precedentes de presidentes estadounidenses que se han abstenido en las resoluciones relativas a Israel en la ONU. No hay precedente de la forma en la que Netanyahu actuó contra Obama.

Netanyahu puede tratar de culpar a Obama, Mahmoud Abbas, la izquierda e incluso al clima o al muftí de Jerusalén de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero eso no va a borrar su derrota diplomática. Al final, sucedió cuando Netanyahu estaba de guardia.

Es a este tipo de incidentes a los que el ex primer ministro y ministro de Defensa, Ehud Barak, se refería cuando hablaba de un tsunami diplomático. Barak también lo resumió así en su cuenta de Twitter el fin de semana. “Fracaso sin precedentes en el Consejo de Seguridad. El primer ministro debe cesar a su ministro de exteriores “.

Haaretz, 26 de diciembre 2016

 

Israel destruye 18 edificios palestinos por cada licencia de construcción que concede en la zona C de Cisjordania

Yotam Berger 

Desde 2014, Israel ha demolido 18 veces más edificaciones que las que ha permitido construir a los palestinos en la zona C de Cisjordania, donde Israel tiene tanto el control civil como el militar, según datos de la Administración Civil.

Los datos también muestran una ejecución parcial de las órdenes de demolición en Cisjordania, en contra de construcciones ilegales palestinas e israelíes.

De acuerdo con los datos dados a conocer a petición de la ONG Bimkom – Planificadores de los Derechos de Planificación, un grupo identificado con la izquierda, entre 2014 y 2016 los palestinos solicitado 1.253 permisos de construcción en la zona C (440 en 2014, 385 en 2015 y 428 en 2016).

Sólo se aprobaron 53 de estas solicitudes. En 2014 se concedieron sólo nueve permisos de construcción, en 2015, siete, mientras que en 2016 hubo un fuerte aumento, hasta un total de 37 permisos en junio. 

Durante ese mismo período, 2.141 órdenes de demolición fueron emitidas contra edificaciones palestinas en la zona C  (832 en 2014, 875 en 2015, y hasta junio de este año, 434).

Menos de la mitad de estas órdenes, 983, se han ejecutado hasta ahora. Sin embargo, muchas más edificaciones han sido demolidas que aprobadas nuevas construcciones. 

En 2014 hubo 408 demoliciones; en 2015, 335, y hasta junio de este año, 240. 

“Estas demoliciones pueden afectar a decenas de miles de personas”, dice Alon Cohen-Lifshitz, coordinador de Bimkom del Área C: “Dos mil órdenes pueden afectar unas 3.000 edificaciones, y cada una de ellas puede albergar entre cuatro y 15 personas.”

La Administración Civil no tiene datos sobre el número de licencias de construcción en los asentamientos, ya que estos no se procesan a través de la administración civil, pero si tienen el número de órdenes de demolición llevadas a cabo contra construcciones ilegales judías. 

Estas cifras muestran que desde 2014, se han emitido 865 órdenes de demolición contra edificaciones de los asentamientos  (349 en 2014, 378 en 2015 y 138 en 2016). Aquí, también, la aplicación sólo ha sido parcial, con sólo 438 demoliciones llevadas a cabo (181 en 2014, 188 en 2015, y de 69 a mediados de 2016).  

Yaniv Aharoni, el coordinador para la tierra de OTEF Foro Yerushalayim, de derechas, que supervisa las construcciones palestinas ilegales en la zona de Mishor Adumim, afirma que los datos de demoliciones de casas palestinas están inflados. 

“Toda techumbre es definida por la Administración Civil como una construcción ilegal”, dijo Aharoni. “En nuestro distrito, cuando un inspector viene a verme y dice que ha demolido 11 estructuras ilegales, voy al sitio y me encuentro con que de esas estructuras ilegales, hay tres carpas con estacas, e incluso las cosas que los niños utilizan para marcar un campo de fútbol “.

Haaretz, 27 de diciembre 2016

Barak Ravid;  Gideon Levy; Yossi Verter;Yotam Berger son colaboradores habituales del diario israelí Haaretz.

Fuente: Haaretz, 25, 26 y 27 de diciembre 2016

Traducción: Enrique García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s